Un juez dictamina que la canción no está sujeta a derechos de autor. Warner se ha embolsado hasta ahora grandes cantidades de dinero cada vez que se usaba con fines lucrativos