Un informe confirma que la compañía nipona manipuló sus cuentas durante siete años