Ocurrió en Bosnia-Herzegovina y el caso conmueve a todo el país. Los padres de las adolescentes están indignados con el profesor a cargo del curso.